Arrel

El proyecto Arrel nació como un grupo de padres y madres que en el año 2014 decide unirse como asociación bajo un objetivo común: crear un espacio donde se respete el proceso natural de desarrollo de los niños y niñas, de tal manera que puedan construir bases sólidas en su relación con ellos mismos y con el mundo.

La asociación se denomina Associació Iniciativa Waldorf Garraf y consta inscrita en el registro de Asociaciones de la Generalitat de Catalunya con numero 54651, Sección 1a. La asociación no tiene ánimo de lucro y su actividad principal es la creación de un grupo de juego para niños/as entre 1 año y medio y 6 años en el que se siguen los principios de la Pedagogía Waldorf.

Familias y educadoras todos a una

En la asociación trabajamos en conjunto familias y educadoras para procurar la perennidad y crecimiento del proyecto. Por esto se organizan actividades de difusión abiertas a la comunidad, como ferias, charlas, cursos y talleres que están relacionados con temáticas afines a la pedagogía Waldorf. También existen convocatorias frecuentes de las comisiones y de toda la comunidad con el objetivo de tener un ritmo organizativo, tratar temas relevantes del momento y aprovechar el encuentro para adentrarnos más en el proyecto.

La estrecha colaboración entre familias y educadores es esencial en las iniciativas Waldorf. La educación necesita el apoyo y el interés de los padres, beneficiando a los niños y niñas cuando esta colaboración es de apoyo mutuo. Las familias están implicadas en muchos niveles. Algunas pueden convertirse en miembros de la Junta y otros forman parte de las comisiones de trabajo.

Nuestros objectivos pedagógicos

O dicho de otra manera:

👉 Cómo podemos ayudar a nuestros hijos e hijas a desarrollar la dimensión humana que aporta valor?

Ritmo

Respetar el ritmo diario establecido es de vital importancia. Dota de estructura a las actividades y permite a los niños desarrollarse con confianza ante los diferentes retos educativos.

Juego

La actividad principal del niño es el juego. Es a través del juego que el niño aprende y supera los retos evolutivos: se socializa, adquiere conocimientos, se conecta y descubre su entorno.

Naturaleza

La naturaleza y sus ciclos sirven como hilo conductor de las diferentes actividades. La sensibilidad que los niños desarrollan al contemplar los animales y las plantas de forma viva son la semilla del respeto y cuidado del entorno y de nosotros mismos.

Arte

La creación como vehículo de expresión y crecimiento. La pintura, el modelado, el telar, el teatro, la danza y la música avivan calidades humanas esenciales como la sensibilidad, la atención, la imaginación y la creatividad.

Ecología

Sostenibilidad

Armonía

Creatividad

Llibertad

Respeto

Unión

Colaboración Social

Testimonios de las familias

“Como familia nos sentimos afortunados de formar parte de la iniciativa Arrel desde el principio del proyecto. Durante cinco años lo hemos visto crecer y madurar en paralelo a nuestros propios hijos.

El entorno natural, el respeto hacia el niño y su desarrollo, el amor y la belleza con que se le hace descubrir el mundo y el buen ejemplo de las maestras, han sido una constante en todo este tiempo.

Para nosotros ha sido un regalo que nos ha hecho crecer y nos acompañará para siempre.”

Rafael y Marga

“L’Arrel va ser per a nosaltres un espai de joc ple de màgia per a la nostra filla. La qualitat de les acompanyants és extraordinària, de la seva mà els nens aprenen cada dia les coses verdaderament importants de la vida.

Nosaltres vam trobar a l’Arrel Espai Waldorf Garraf un lloc per a créixer també com a família, potenciant valors com el treball en equip, el respecte a la pròpia individualitat, l’espiritualitat i l’harmonia.”

Marc Cinanni i Esther Pallejà

“En el colegio Waldorf el sistema se adapta a las necesidades de La Niña/o y no al revés, como pasa en otros sistemas pedagógicos.”

Yair Azubel

“We are a Dutch-German couple with two daughters. We left Amsterdam looking for more space and nature. Spain, we decided, but where exactly? Arrel is the reason we ended up in the Sant Pere de Ribes region; we figured a school our daughters would love was the most important criterion, housing and other practical stuff came second. We immediately fell for the stunning location next to an animal farm, the kind teachers, the heartwarming atmosphere. Our oldest daughter had a great year and a half at Arrel: she learned Spanish and some Catalan, made lots of friends, sang the songs the maestras taught her for hours onend. Our youngest is still in the school and enjoying every minute as well. As parents we received a warm welcome in this small community, which was an important factor when we took the decision to stay in Catalonia for a little while more, and a little while more. All in all we couldn’t have picked a better place to start our Spanish adventure.”

Jasper van Buren

RESERVA TU PLAZA

Quieres más información?